viernes, 2 de enero de 2015

Casadielles


Siempre que visito a mi familia de Asturias, no me resisto a estos dulces tan típicos de allí. Las casadielles son una especie de masa hojaldrada en forma de canalón rellena de nueces, azúcar y anís. La combinación es perfecta. Es un dulce típico de estas fechas, aunque como se ha hecho tan tradicional se puede encontrar en cualquier época del año. Está inspirada en la receta de la cucharina mágica, un fantástico blog, con fabulosas recetas asturianas. 


Ingredientes (para 12 unidades):
- 380g de harina de trigo
- 25g de manteca de cerdo
- 1 yema de huevo
- 50g de aceite de oliva virgen extra
- 50g de mantequilla derretida
- 100ml de vino blanco
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de levadura en polvo

Para el relleno:
- 200g de nueces del país
- 5 cucharadas soperas de anís
- 3 cucharadas de agua
- 100g de azúcar moreno

Para aromatizar el aceite:
- La piel de un limón
- La piel de una naranja
- Una rama de canela
- 2 vasos de aceite de girasol
- 1 vaso de aceite de oliva virgen extra

Paso a paso:

1. Para hacer esta receta empezaremos aromatizando el aceite donde las freiremos una vez hechas. Yo siempre aromatizo los aceite para freír este tipo de dulces, como rosquillas, empanadillas. Lo hacemos con antelación para que el aceite pueda ir cogiendo todos los sabores que le vamos a añadir. 

Para freírlas mezclaremos dos vasos de aceite de girasol y un vaso de aceite de oliva vigen extra.  Pondremos el aceite a calentar, a fuego medio y añadiremos la piel del limón, la piel de la naranja y la rama de canela partida por la mitad. Dejaremos que fría durante 12-14 minutos. Pasado este tiempo, apagaremos el fuego y reservaremos para mas adelante. Importante que no quitéis todavía las pieles y la canela. 





2. Empezaremos a preparar la masa de las casadiellas. Añadiremos al bol los 100ml de vino blanco, junto con el aceite y la sal. Batiremos a velocidad alta hasta que la mezcla emulsione un poco.








3. A continuación añadiremos la manteca de cerdo a temperatura ambiente, la mantequilla derretida, la yema de huevo y la levadura en polvo. Seguimos batiendo hasta que tome consistencia de una crema. 












4. Por último añadiremos la harina y amasaremos hasta que tome forma de masa. La masa no debe pegarse nada a las manos. Inicialmente es una masa grumosa, pero después del reposo, cambia completamente su forma, convirtiéndose en una masa totalmente lisa. 






5. Como veis la masa sigue grumosa, estar tranquilos que tras el reposo, queda perfecta. Ahora viene una parte importante para conseguir darle a la masa un aspecto hojaldrado. Estiraremos la masa hasta darle un grosor de 1 cm. Hacemos un pliegue sencillo de la parte izquierda de la masa hacia el centro y de la parte derecha de la masa hacia el centro. Nos quedará un cuadrado con tres pliegues. 
Giramos la masa 1/4 de vuelta y repetimos el mismo paso. Estiramos de nuevo la masa hasta obtener un grosor de 1 cm y hacemos de nuevo los dos pliegues. Repetiremos esta operación una vez más. 
En total lo habremos hecho tres veces. Cubriremos la masa con un paño y dejaremos reposar 2 horas en un lugar fresco. Si es invierno, encima del mármol valdrá, si es verano, mejor en la nevera. 






6. Mientras la masa reposa prepararemos el relleno de las casadielles. Pondremos en la trituradora todos los ingredientes del relleno. Las nueces, el azúcar, el anís y el agua. Lo trituraremos hasta que tenga una consistencia de pasta, pero que aún quede algún tropezón de nuez. Lo pondremos en un bol, cubriremos con film y lo dejaremos asentar hasta el momento de rellenarlas. 





7. Pasadas las dos horas la masa aparentará estar igual, pero al estirarla os daréis cuenta de que su aspecto a cambiado mucho. Con un rodillo estiraremos la masa hasta darle un grosor de 6cm. La partiremos en 12 porciones aproximadamente iguales. Estiraremos cada una de las porciones un poco más, hasta darle un grosor de 3-4mm aproximadamente. En las fotografías aparecen nueve porciones, porque las otras tres se consiguen de los restos de masa que hemos recortado. 







8. Pondremos sobre cada porción unos 25g de relleno, dejando un ligero espacio en cada extremo para poder sellarlas. Enrollaremos la masa sobre si misma. Para pegar el extremo de masa, pondremos con un pincel un poquito de agua. Con un tenedor cerraremos los dos extremos. Presionaremos toda la parte del cierre bien para evitar que el relleno se escape al freírlas. 






9. Retiraremos del aceite las pieles y la canela y lo pondremos a calentar. Para freír las casadielles no conviene tener el aceite muy alto, porque se dorarían rápidamente por fuera, quedando la masa cruda por dentro. Así que pondremos el aceite a una temperatura media-alta. Yo las he ido friendo de dos en dos. Durante unos 4 minutos por cada lado. Siempre empezaremos poniendo hacia abajo la parte del cierre para que quede sellada y el relleno no se escape. Las iremos retirando a un papel absorbente y rápidamente las rebozaremos de azúcar blanco.








10. Este dulce conviene dejarlo reposar y comer al menos un día después de hacerlas. Los sabores y la masa se habrán asentando y estará mas buenas. Hay que conservarlas en una lata para que no se humedezcan y mantengan todas sus propiedades. 
Y aquí os muestro el interior de las casadielles. 




2 comentarios:

  1. Me ha encantado! Vaya oaso a paso!
    Gracias por difunfir la cultura asturiana
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Noelia por la fantástica receta.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...